El síndrome de la cabaña es un problema psicológico derivado de la situación provocada por la pandemia del coronavirus. En origen, se trataba de un trastorno provocado por el encierro prolongado, sin embargo, en la actualidad se utiliza como sinónimo de agorafobia, pero con la particularidad de venir causado por el encierro continuado por la pandemia. 

El síndrome de la cabaña como sinónimo de encierro

En su origen, lo que conocemos como síndrome de la cabaña era un rechazo a un encierro, motivado precisamente por un largo período de tiempo sin poder salir de un sitio determinado. 

Los confinamientos pueden provocar una fobia a los espacios cerrados, la persona aquejada de síndrome de la cabaña rechazaba los espacios confinados a consecuencia de haber estado durante mucho tiempo en una situación obligada de encierro. 

Síndrome de la cabaña durante el coronavirus

La pandemia provocada por el coronavirus ha cambiado muchas cosas, también el significado de algunas enfermedades mentales. Actualmente se identifica el síndrome de la cabaña con una dolencia psicológica, basada en la incapacidad para salir de casa, y en términos más generales, para enfrentarse al mundo exterior, más allá del hogar.

El síndrome asociado a la cabaña actual no crea un rechazo hacia el confinamiento, al contrario, lo acepta y confía en la seguridad que ofrece el hogar, el rechazo viene dado hacia lo exterior, provocando una fobia hacia todo lo que esté más allá de las paredes de la propia casa. 

La causa principal son los períodos de encierro y la sensación de peligro que provoca el coronavirus y, en general, la pandemia. 

Confort, seguridad y miedo al exterior

En los períodos de confinamiento como los que hemos vivido últimamente, muchas personas asocian el exterior con sensaciones de peligro, miedo, riesgo, etc., al contrario, las sensaciones respecto a nuestro hogar tienen que ver con la salud, la protección y el bienestar. estos sentimientos son normales, todos hemos sentido la seguridad de estar en casa durante la pandemia, sin embargo, estos sentimientos no pueden sobrepasar ciertos límites.

Este síndrome viene dado por un miedo irracional al exterior, generando un tipo de agorafobia muy común en la actualidad. Los síntomas del síndrome de la cabaña se pueden tratar de manera eficaz, recuperando la confianza para enfrentarse a la situación, al contrario, una persona que sufra este trastorno y no lo solucione, va a ver como los síntomas se agravan en poco tiempo.