La llegada de las vacunas y las medidas tomadas durante los últimos meses han permitido que, al menos en nuestro país, los datos de contagios debidos al coronavirus sean mucho menores que a principio de año, sin embargo, es ahora, durante las últimas fases de la crisis del coronavirus, cuando más se nota la fatiga pandémica que venimos arrastrando desde marzo de 2020. 

Qué es la fatiga pandémica

Conocemos como fatiga pandémica a una sensación psicológica causada por períodos largos de aislamiento, sumados al miedo que provoca una pandemia como la del coronavirus. 

La combinación de haber sufrido un confinamiento largo, junto a la posibilidad de enfermar, hace que muchas personas hayan pasado por situaciones de ansiedad intensa durante los últimos tiempos, si además esta circunstancia se alarga durante meses, como ha sido el caso, se puede crear una sensación de fatiga pandémica caracterizada por un cansancio crónico, apatía y, en general, falta de energía provocada por esta situación.

Es cierto que la crisis del coronavirus ha generado una situación muy particular, que ha afectado directamente a nuestras emociones, pero la fatiga pandémica se puede superar, siempre y cuando dispongamos de ayuda profesional. 

Los síntomas habituales de la fatiga pandémica

Los síntomas con los que estamos diagnosticando este tipo de fatiga son los siguientes:  

  • Sensación de desmotivación provocada por la falta de expectativas y objetivos.
  • Estrés emocional aparecido en las primeras fases de la pandemia, o bien a lo largo de los últimos meses.
  • Cansancio físico permanente.
  • Angustia y decepción continuada con la situación actual.

 

Son muchos los pacientes que han acudido a la consulta de un profesional con un cuadro similar al expuesto, debido a la aparición de la pandemia.

Una solución profesional inmediata 

Una persona que presenta síntomas de fatiga pandémica debe acudir a un profesional. Es cierto que en los últimos meses hemos dado muchos pasos hacia la recuperación, sin embargo, la vuelta a la normalidad no será instantánea, y en caso de producirse, el cambio brusco que puede suponer puede aumentar los síntomas de fatiga. 

La ayuda profesional de un psicólogo es la ayuda necesaria para superar ahora la fatiga pandémica, sin esperar a que la situación se revierta por completo. Si percibes signos relacionados con el estrés, la angustia o el cansancio crónico, consulta con un especialista y comienza a resolver tus problemas de inmediato.